Atención a clientes: +52 (55) 4631 1095
Ingresar Registrarse

ENFERMEDADES y Síntomas.

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
C

Colecistitis y Coledocitis en perros

os casos graves pueden resultar en la ruptura de la vesícula biliar.

COLECISTITIS Y COLEDOCITIS EN PERROS

La vesícula biliar se ubica en el abdomen, está fuertemente fijada al hígado y sirve como receptáculo de almacenamiento de la bilis, un fluido que es esencial para la digestión de los alimentos en el estómago y los intestinos. El conducto biliar transporta la bilis desde el hígado hasta la vesícula biliar y el intestino delgado, y las funciones del hígado incluyen la secreción de la bilis. Todos los componentes de este sistema digestivo funcionan en conjunto, y si uno no funciona correctamente, el resultado es que la mayor parte del cuerpo sufrirá efectos adversos.

La inflamación de la vesícula biliar se asocia a veces con cálculos biliares, y se asocia a menudo con la obstrucción y/o inflamación del conducto biliar y/o del sistema de hígado/bilis. Los casos graves pueden resultar en la ruptura de la vesícula biliar y la posterior inflamación severa de los conductos biliares (peritonitis biliar), lo que exige combinar tratamientos médicos y quirúrgicos.

No hay una asociación directa con la raza, el sexo o la edad, pero la enfermedad maligna de vesícula biliar en perros generalmente se produce en perros de mediana edad o más. Los perros con agrandamiento del hígado son más propensos a contraer cáncer de vesícula biliar, lo que puede interferir con el flujo de la bilis, y que, a su vez, puede dar cuenta de la inflamación en la vesícula biliar.

La afección o enfermedad se describe en este artículo médico puede afectar a perros y gatos.

COLECISTITIS Y COLEDOCITIS EN PERROS - SÍNTOMAS

Algunos de los síntomas que pueden ser indicativos de la inflamación de la vesícula biliar o del conducto biliar son una repentina pérdida de apetito, letargo, vómitos y dolor abdominal. La ictericia leve a moderada con fiebre es común en las enfermedades del conducto biliar. Busque ojos amarillos, y un color amarillento de las encías. El shock puede ocurrir debido a la infección y la reducción del volumen de la sangre. Los signos de shock incluyen respiración superficial, temperatura corporal anormalmente baja (hipotermia), encías pálidas o grises, y un pulso débil pero rápido. La inflamación y adherencia de la vesícula biliar y los tejidos adyacentes puede dar lugar a un tejido inflamado; una masa palpable de tejido se sentirá en el abdomen superior derecho, sobre todo en perros pequeños.

COLECISTITIS Y COLEDOCITIS EN PERROS - CAUSAS

Las causas de una inflamación de la vesícula biliar o de los conductos biliares pueden ser de una o más enfermedades que conducen a ella. Los músculos de la vesícula biliar pueden estar funcionando mal, lo que puede conducir a la alteración del flujo biliar en el conducto cístico o la vesícula biliar, irritando las paredes de la vesícula biliar. El suministro de sangre a la pared de la vesícula biliar puede estar restringido, en cuyo caso la causa de la restricción debe ser identificada y tratada para mejorar el flujo sanguíneo. Los irritantes en la bilis pueden causar que el conducto biliar esté excesivamente sensible y reactivo. Una cirugía abdominal previa, o un trauma en el abdomen, pueden conducir directamente a una sensibilidad interna, que afecta a uno o varios de los órganos internos, incluyendo el hígado y la vesícula biliar.

Algunos de los trastornos intestinales más comunes que su veterinario tomará en cuenta para confirmar o descartar son las infecciones bacterianas originadas en el intestino o en el torrente sanguíneo que invaden la vesícula biliar. La Escherichia coli (E. coli), forma parte de la flora bacteriana normal del intestino, que protege los intestinos de las bacterias nocivas, pero en ocasiones puede convertirse en un problema, dependiendo de la cepa de E. coli. La colecistitis enfisematosa es una inflamación complicada y aguda de la vesícula biliar, se caracteriza por la presencia de gas en la pared de la vesícula biliar, y se asocia con la diabetes mellitus. Esta condición está asociada con una restricción traumática del flujo sanguíneo en la vesícula biliar y la inflamación aguda de la vesícula biliar con o sin piedras (cálculos). La colecistitis enfisematosa es una enfermedad rara.

Otras causas menos comunes que el veterinario tendrá que descartar son el desarrollo anormal de la vesícula biliar, y los parásitos del conducto biliar (coccidiosis biliar).

COLECISTITIS Y COLEDOCITIS EN PERROS - DIAGNÓSTICO

Su veterinario descartará las siguientes causas posibles de los síntomas:


- Pancreatitis
- Peritonitis focal o difusa
- Peritonitis biliar (inflamación del revestimiento de los conductos biliares)
- Gastroenteritis con afección secundaria del tracto biliar (inflamación del estómago y los intestinos, diseminándose al conducto biliar)
- Piedras o cálculos en la vesícula biliar
- Colangiohepatitis (inflamación del sistema que transporta la bilis y el tejido hepático circundante)
- Destrucción de las células en el hígado
- Abscesos en el hígado
- Envenenamiento de la sangre
- Cáncer metastásico (cáncer en crecimiento o diseminación)
- Acumulación de bilis espesa en la vesícula biliar

Su veterinario realizará exámenes de sangre y orina. Los rayos X y / o imágenes de ultrasonido del abdomen, para obtener una imagen más clara de los internos del sistema, también es probable que sea una de las herramientas de diagnóstico que se utiliza antes del tratamiento.

COLECISTITIS Y COLEDOCITIS EN PERROS - TRATAMIENTO

Si la condición de su perro no es potencialmente mortal o grave, la atención ambulatoria puede incluir antibióticos o medicamentos para disolver los cálculos biliares. Para las complicaciones más graves y críticas, se requerirá atención hospitalaria. Durante el diagnóstico y las evaluaciones antes de la cirugía, restaurar los líquidos y electrolitos según sea necesario, y monitorear los electrolitos de con frecuencia, será esencial en la fase temprana del tratamiento para la estabilizar al perro. Otros tratamientos que pueden ser indicados son los fluidos intravenosos, plasma (si procede), transfusión de sangre - para perros con tendencia al sangrado, o para los perros que han perdido de sangre, interna o externamente.

Si el veterinario determina que la cirugía será necesaria, se puede recomendar una resección de la vesícula biliar. La producción de orina serán monitoreada para evaluar la capacidad del cuerpo para restaurar y conservar los líquidos. Mantener la vigilancia del ritmo cardíaco lento, de la disminución de la presión arterial y de un paro cardíaco, cuando las estructuras biliares son manipuladas. La atropina puede ser necesaria para disminuir o prevenir que los órganos respondan a la estimulación nerviosa, y para disminuir las secreciones.

Su veterinario puede prescribir también los siguientes medicamentos: antibióticos antes de la cirugía, medicamentos para disolver los cálculos biliares y vitamina K1.

COLECISTITIS Y COLEDOCITIS EN PERROS - VIDA Y GESTIÓN

Los exámenes físicos y las pruebas de diagnóstico pertinentes serán prescritos por su veterinario - repetir cada dos a cuatro semanas hasta que los resultados normales sean frecuentes. Esté preparado ante posibles complicaciones o recurrencias, y esté atento a su mascota durante la fase de curación. Una ruptura de las vías biliares (sistema biliar) y/o una peritonitis pueden prolongar la recuperación del perro.

¡Únete a más de 15,000 usuarios!

Y recibe nuestro boletin con ofertas, noticias y artículos interesantes sobre perros directo a tu email.

©venFido LLC 2011
Piso 14 Corporativo Arcos Bosques, Col. Bosques de las Lomas 05120, Ciudad de México, México
Perros |  Acerca de venFIDO |  Preguntas Frecuentes |  Condiciones de Uso |  Políticas de Privacidad |  Propiedad Intelectual e Industrial |  Empleos |  Publicidad |  Mapa del Sitio