Atención a clientes: +52 (55) 4631 1095
Ingresar Registrarse

ENFERMEDADES y Síntomas.

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
C

Colitis y Proctitis en perros

Aunque la inflamación del colon y el recto puede ocurrir en cualquier raza de perro, los Bóxers parecen ser especialmente susceptibles a esta condición.

COLITIS Y PROCTITIS EN PERROS

La Colitis ulcerativa histiocítica es una enfermedad intestinal que causa que el revestimiento del colon de un perro se engrose, con diversos grados de pérdida de la capa superficial (conocido como ulceración). El engrosamiento se debe a la infiltración de células diferentes en las capas por debajo del revestimiento. Y cuando el colon se inflama, se produce una reducción en la capacidad del colon para absorber el agua y almacenar las heces, lo que lleva a diarrea frecuente, muchas veces con moco y/o sangre. La Proctitis, por el contrario, es la inflamación del ano del perro y del revestimiento del recto.

Aunque la inflamación del colon y el recto puede ocurrir en cualquier raza de perro, los Bóxers parecen ser especialmente susceptibles a esta condición, y por lo general muestran signos clínicos a los dos años de edad.

La afección o enfermedad se describe en este artículo médico puede afectar tanto a perros y gatos.

COLITIS Y PROCTITIS EN PERROS - SÍNTOMAS

Algunos de los síntomas que pueden indicar inflamación del colon o del recto son los movimientos intestinales frecuentes, con sólo una pequeña cantidad de materia fecal, y el esfuerzo prolongado después de un movimiento intestinal. La inflamación también puede causar que las heces varíen en consistencia desde semi-formada a líquida (o volverse diarrea). La evacuación de las heces puede irritar el tejido inflamado del colon y el recto, y hacer que se rompa. Como resultado, la diarrea crónica a menudo tiene moco y/o sangre.

La irritación y ulceración del colon también puede dar lugar a vómitos de respuesta y a la pérdida de peso debido a la disminución del apetito del perro.

COLITIS Y PROCTITIS EN PERROS - CAUSAS

Hay una variedad de posibles causas para esta condición. El origen puede ser por parásitos intestinales o rectales, infección bacteriana, infección por hongos, o una infección por algas (agua). También puede ser el resultado de un cuerpo extraño o material abrasivo devorado por el perro, causándole un traumatismo en los intestinos.

Un sistema sano, en ocasiones puede reaccionar a una infección o enfermedad refugiándose en sí mismo, en algunos casos, los productos de la orina o los desechos se devolverán al sistema del cuerpo en vez de dejarlo, lo que resulta en cantidades anormales de productos de desecho en la sangre. La urea, un producto de desecho en la orina, es uno de los productos potencialmente dañinos que pueden entrar al torrente sanguíneo. Esto también puede causar otros problemas en el cuerpo del animal, pero uno de los posibles indicadores de la devolución de residuos es la inflamación del tracto intestinal.

Un tracto intestinal inflamado también puede ser un buen indicador de la inflamación de otros órganos. Por ejemplo, una inflamación a largo plazo del páncreas (pancreatitis) puede irritar los intestinos. Los trastornos inflamatorios o inmunes, la dieta y la ingestión de objetos extraños también pueden afectar a todo el sistema del perro (sistémicos), lo que lleva a la inflamación del colon y el recto.

Tal vez es menos preocupante que un trastorno inmunológico, pero una consideración critica, es la posibilidad de que la condición sea el resultado de alergias. Si la alergia se está presentando a través de la inflamación de cualquier órgano o sistema, será importante identificar la fuente de la alergia, ya que las reacciones a los alérgenos tienden a intensificarse con nuevos contactos, a veces con resultados fatales.

COLITIS Y PROCTITIS EN PERROS - TRATAMIENTO

Si su perro está deshidratado por la diarrea crónica, tendrá que ser hospitalizado para una rehidratación intravenosa. Si la inflamación es súbita y severa, su veterinario puede retener el alimento de su perro por 24 a 48 horas, para permitir que el colon se relaje. Mientras tanto, si la inflamación es crónica y se ha formado en el colon una cicatriz, puede ser requerida la extirpación quirúrgica de los segmentos cicatrizados más graves. La inflamación de una infección por hongos también puede requerir cirugía.

La prescripción de medicamentos se basa en la causa de la inflamación. Por ejemplo, si la inflamación es el resultado de tricocéfalos y anquilostomas, se prescriben medicamentos antiparasitarios. Los antiinflamatorios e inmunosupresores pueden ser recetados si la causa es una reacción autoinmune. Algunos tipos de colitis responden poco al tratamiento médico, en estos casos, la cirugía puede ser necesaria. Consulte a su veterinario por la mejor opción.

El tratamiento en el hogar probablemente se centrará en la dieta. Su veterinario puede sugerir una dieta rica en proteínas que sea preparada por usted en su casa, o pre-empaquetada, comprada en la tienda. Un suplemento de fibra sin fermentar, como el salvado, se puede utilizar para aumentar la masa fecal, mejorar las contracciones musculares en el colon, y sacar el agua fecal en las heces. Por otro lado, algunas fibras fermentables pueden ser beneficiosas. Los ácidos grasos producidos por la fermentación pueden ayudar a sanar el colon y restaurar las bacterias normales en el colon. Algunas fibras, como el psyllium, pueden actuar como laxantes, y no puede ser el mejor remedio para una enfermedad que causa diarrea, por lo que es importante consultar con un veterinario antes de comenzar cualquier tratamiento en el hogar.

COLITIS Y PROCTITIS EN PERROS - VIDA Y GESTIÓN

Su veterinario tendrá que ver a su perro para realizar los exámenes de seguimiento, al menos por un tiempo. Algunos de estos controles podrán hacerse a través del teléfono, ya que puede describir el progreso de su perro al médico. Si se prescriben medicamentos, deberá tener cuidado en seguir las instrucciones del veterinario.

COLITIS Y PROCTITIS EN PERROS - PREVENCIÓN

Para evitar la inflamación recurrente del colon y el recto, evite la exposición a otros perros, alimentos contaminados, y los ambientes húmedos. Evite también los cambios bruscos en la dieta. Las recurrencias repetidas de inflamación se pueden esperar cuando se relacionan a enfermedades autoinmunes, aunque esto no siempre es así.

¡Únete a más de 15,000 usuarios!

Y recibe nuestro boletin con ofertas, noticias y artículos interesantes sobre perros directo a tu email.

©venFido LLC 2011
Piso 14 Corporativo Arcos Bosques, Col. Bosques de las Lomas 05120, Ciudad de México, México
Perros |  Acerca de venFIDO |  Preguntas Frecuentes |  Condiciones de Uso |  Políticas de Privacidad |  Propiedad Intelectual e Industrial |  Empleos |  Publicidad |  Mapa del Sitio